5 cosas que aprenderás si te vas de intercambio

Una de las mejores formas para aprender más sobre el mundo es haciendo un intercambio y animándote a ir a la aventura de lo desconocido, o de lo que solo conoces por medio de blogs, fotos o las historias que otras personas te han contado.

En la Red de Universidades Anáhuac estamos conscientes de que no todo se puede aprender en los salones de clases. Las personas necesitan vivir nuevas y grandes experiencias que ayuden a su crecimiento profesional y personal.

¿Te has puesto a pensar a qué lugar te gustaría ir a hacer un intercambio? ¿Cómo sería tu vida durante esta experiencia? Y sobre todo, ¿cómo será tu vida después de esta experiencia?

No importa si escoges Barcelona, París, Santiago, Seúl o Tokio para esta experiencia. Hay cinco  puntos esenciales que todos aprendemos cuando nos vamos de intercambio.

Hay muchas cosas que aprender cuando te vas de intercambio
  1. Tu visión del mundo se vuelve otra. Supongamos que decides tomar un intercambio a Alemania, un país muy organizado y respetuoso de las reglas que deben seguirse. O vas a algún país de Asia, en los cuales la comida es completamente diferente a la de nuestro país, las personas son muy puntuales y el cuidado al medio ambiente es vital. ¿Suena diferente, verdad? ¡Y sí lo es! Viajar a otros países, nos regala la oportunidad de ampliar nuestra mente, nuestros valores y obtenemos un conocimiento más profundo sobre otras culturas y personas. Así cuando regresamos al nuestro, aprendemos de estas nuevas prácticas y hábitos para intentar ponerlas en uso en nuestro día a día.

  2. Tener más tolerancia. Con lo primero que nos enfrentamos al estar en otro país, es el choque cultural, y más, cuando son países muy lejanos al nuestro. Aprenderás a ser más tolerante, ya que habrá costumbres que probablemente te sean extrañas, comidas que nunca esperarías probar o hábitos que son poco usuales. Convivirás con personas no solo del país que escojas para tu intercambio, sino también con jóvenes de otros lugares del mundo que están de viaje intercultural. A lo mejor en el dormitorio que te sea asignado, tendrás un roomie con una religión diferente a la tuya, otro que sea apasionado de algún deporte y solo hable de ello, y otro que sea más callado. Todas las personas somos mundos únicos con pensamientos e ideas complejas, que merecen ser respetados por más diferentes que sean a los nuestros.

  3. Te independizas. En la Anáhuac, buscamos que todas las personas que se vuelven parte de nuestra comunidad, convivan y trabajen en equipo, pero que también sean capaces por sí solas de realizar su propio camino. Un intercambio se vuelve una excelente opción para que todos puedan empezar a independizarse porque pedir ayuda a tu familia o amigos en momentos de dificultad estando en otro lugar desconocido, no será sencillo. Aquí es cuando aprendes a cuidarte, tanto en tus acciones como en lo físico.

  4. Comunicarte sin miedo. A veces, la barrera del idioma nos pone nerviosos porque no nos sentimos muy cómodos hablando una lengua que no es la propia. Un intercambio es la oportunidad para que puedas practicar tu inglés, francés, alemán o italiano porque tendrás la necesidad de comunicarte. Olvídate de la pena que pueda causarte. Tus nuevos amigos y las personas que puedas conocer, te ayudarán a mejorar tu pronunciación, a ampliar tu vocabulario y a que tengas una conversación cada vez más fluida. Con el pasar del tiempo, verás que dominarás el idioma. Incluso, podrás aprender un nuevo idioma, y a su vez, compartir algo del nuestro. No hace falta recordarte el valor agregado que tiene el hecho de que puedas hablar más de un idioma para ser elegido para un mejor puesto de trabajo o ser tomado en cuenta para viajes profesionales.

  5. Administrar tu dinero. Independizarte conlleva cuidar algo esencial: tus gastos. Probablemente querrás comer siempre fuera de casa, comprar nuevos libros que te encantan y no son tan fáciles de encontrar, o salir de fiesta con tus amigos, pero estando en un lugar tan lejos de casa, implica estar consciente que no todas las noches serán de pedir comida a domicilio, o gastar sin pensar. Un intercambio te ayuda a llevar bien tus cuentas y saber en qué puedes o no gastar. Viáticos, transporte, comidas, pago de renta en caso de que lo requieras, artículos para la universidad, entre otros. Siempre hay prioridades.

 

Estos son algunos de los puntos más importantes que podrás vivir en caso de que decidas tomar un intercambio cultura en la Universidad Anáhuac.

Conoce los países y las universidades con las que tenemos convenios para intercambios.

¿Quieres más información para entrar a formar parte de la familia Anáhuac?