Skip to main content

“EMPRESA CON COPYRIGHT ©”

“EMPRESA CON COPYRIGHT ©”

 

Víctor Hugo una vez mencionó: Las que conducen y arrastran al mundo no son las máquinas, sino las ideas”.

Anteriormente en México, las empresas, como buenas unidades económicas, apostaban en generar sus activos a base de riquezas tangibles que la propia legislación les permite hoy en día, fortaleciendo una autoconfianza y seguridad jurídica, las cuales reflejaban una armoniosa y consolidada empresa, ésta en cualquiera de sus niveles: pequeña, mediana y grande.

Actualmente, el dominio de las ideas ha sido un tema muy celoso y debatido por parte de las sociedades que comprenden nuestro sistema económico empresarial en México, para todo ello, nuestra legislación nos remite a dos grandes pilares de la Propiedad Intelectual en nuestro país: Los Derechos de Autor y la Propiedad Industrial.

De conformidad con nuestra gran legislación en temas inherentes a la Propiedad Intelectual (en adelante P.I.), los Derechos de Autor (copyright), nos marcan una pauta muy particular en el sentido de la protección de los activos intangibles que de forma relevante, toda empresa debe contar, sujetándonos a lo establecido a nuestra Ley Federal del Derecho de Autor (en lo sucesivo LFDA), que dichos activos, que tanto tangibles, como intangibles, son revelados a todos nosotros como obras de carácter literario y artísticos, que lejos de separarlo a un ámbito meramente comercial, nos apegan en un sentido amplio a los frutos y riquezas que económicamente hablando, nos generan un sinnúmero de posibilidades, en cuanto a los aprovechamientos económicos y de prestigio que la empresa pudiese llegar a contar.

Desde temas incluyentes a obras de carácter literario, llámense investigaciones, artículos, compendios, colecciones, hasta una posible base de datos, que pudiere llegar a comprender un programa de cómputo, o bien, “software”, todos ellos que lejos de separar temas culturales con temas económicos de nuestro país, convergen creando una sinergia de productividad en un sin número de posibilidades.

México, siendo uno de los países con mayor creatividad en el mundo, cuenta con la posibilidad de que sus derechohabientes, o bien; autores, puedan titularse de diferentes de derechos de P.I., incluyendo al Derecho de Autor como aliado fiel a los activos de la empresa. Si bien es cierto, que todo autor deberá ser una persona física, también lo es, que nuestra LFDA, nos apertura la calidad de “Titular de Derechos Patrimoniales”, creando un fuerte espacio al ámbito empresarial en nuestro círculo económico, tan es así, que actualmente los titulares de este derecho, siendo las empresas en sí mismas, llegan a generar un sinfín de regalías a favor de autores o bien, a favor de éstas.

Nuestra LFDA, nos genera una guía fiel en cuanto a las obras que de carácter literario y artístico nos permiten, las cuales, reiteramos… no hay que sujetar su literalidad a un tema meramente cultural, sino más bien, relacionarla a un tema de naturaleza creativa y de originalidad, razón por la cual, aunado a estas obras, por mencionar algunas; programas de radio; programas de televisión; programas de cómputo; obras literarias; fotográfica, entre otras, pudiésemos ligarlas a otros derechos de P.I., como lo son los Derechos Conexos y las Reservas de Derechos al Uso Exclusivo, que forman parte de activos, que tanto tangibles como intangibles, generan una productividad para las empresas de una forma tan singular y particular, que lejos de desperdiciar riqueza, pudiese generar un legado fundamental en dichos activos, tomando en cuenta que su permisivo uso de categoría constitucional (artículo 28 constitucional), nos refleja un monopolio permitido, contando con una vigencia muy noble de 100 años, más la vida del autor.

Los Derechos de Autor, han tomado un giro relevante para las empresas hoy en día, siendo que aquellas que lo toman en cuenta, generan mucho más oportunidades financieras, que otras. Es a ello, que las principales empresas se anclan de los Derechos de Autor, e incluyen a la P.I., en la toma de sus decisiones, todo esto para un beneficio colectivo, con el fin de generar de forma original y creativa, puntos clave para poder llegar al sector de la comunidad, y catalogarse como una empresa o unidad económica consolidada ante la sociedad.

  Notas sobre el autor

Lic. Francisco Javier Balderas Rodríguez.

 

Candidato a Maestro por la Universidad Anáhuac Querétaro, de la 9° generación, con Especialidad en Derecho Corporativo por la Universidad Anáhuac México Norte; Diplomado en Derecho Corporativo por la Universidad de Estudios Superiores de Tamaulipas (IEST), de la red de Universidades Anáhuac, del Estado de Tamaulipas. Especialista en Propiedad Intelectual, por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), en Ginebra, Suiza; Dentro de su experiencia fungió como Subdirector del Registro Público del Derecho de Autor, teniendo a su responsabilidad la firma de los Certificados de Inscripción de Obras y Contratos de Derechos de Autor de la República Mexicana; Asesor del Director del Registro Público del Derecho de Autor, en el Instituto Nacional del Derecho de Autor.

Autor de diferentes artículos y capítulos en materia Empresarial y de Propiedad Intelectual.

Docente de la Universidad Anáhuac de Querétaro, imparte las asignaturas de Propiedad Intelectual y Negociación de Contratos. En la carrera de Empresas de Entretenimiento (semestre 2017-60)

TAGS